Los 5 pecados de la base de maquillaje

1° error: elegir mal el tono

Usar una base con un color inadecuado y demasiado espesa es la mejor forma de sumarle años al cliente y hacerlo parecer maquillado como para interpretar una ópera.

Hay que usar bases ligeras y hacer pruebas con el color, el que mejor se funda con el tono de la piel es el más idóneo. El color deberá ser el más parecido al de su propia piel, tomando como referencia el interior de su muñeca. En todo caso se podrá elegir un tono más claro, pero nunca más oscuro.

Es un error intentar corregir el tono de la piel con el maquillaje. Aunque parezca que la piel tiende demasiado al rosa o amarillo, el maquillaje debe ser también así si se pretende alcanzar un resultado natural y favorecedor.

2º error: Frotar demasiado

Otro de los errores más frecuentes es arrastrar la esponja o frotar con demasiada energía. Para que el maquillaje quede bonito y natural, se trata de que se funda con la piel. No se debe arrastrar para no levantar el producto, por el contrario aplicar dando pequeños golpecitos. Con los dedos sucede lo mismo, no se va a mezclar mejor el maquillaje por frotar la cara.

3° error: Utilizar luz inadecuada

La luz fría y azulada fluorescente se comen el color, por lo que tendemos a añadir más maquillaje. Por tanto, aconsejamos maquillar a los clientes cerca de una ventana frente a un espejo de tocador. Si no hay otra opción más que realizar el maquillaje con luz artificial, es importante comprobar luego el resultado a la luz del día y difuminar.

4º error: Dejar marca en el cuello

La diferencia de color entre la cara y el cuello puede tener dos causas: no haber escogido una base del mismo tono que la piel o no difuminar lo suficiente.

Para evitar rayas y este tipo de demarcaciones es necesario difuminar perfectamente con una esponja, prestando especial atención a determinadas zonas: nacimiento del pelo, debajo y alrededor de la nariz, orejas y mandíbula.

5º error: Utilizar demasiado producto

El error más común que se comete está en la aplicación excesiva de la base de maquillaje. La piel necesita respirar y no se debe ahogar bajo las capas de maquillaje. Sólo debemos utilizarla para cubrir alguna mancha y esconder la aparición de brillos.